• A+
  • A-
Groupos Mi cuaderno de viajes 

Menu

Historia de la Vienne

Un destino excepcional, un patrimonio excepcional. La Vienne deslumbra por su lugar en la Historia. Con el arte románico como bandera, seguid los pasos de celebridades como Juana de Arco o Voltaire.

El arte románico, rico y plural. Nacido en torno al año mil se desarrolla a lo largo del Camino de Santiago. Ya sea en pintura, escultura o música, podemos verlo en toda La Vienne. Sus decoraciones geométricas en las portadas son la marca de la región.

Poitiers, 2000 años de historia a la luz del día. Ciudad de Arte e Historia, Poitiers luce orgullosa su título. Se cuenta que en sus calles se esconden hasta cien campanarios. Sin duda quedaran impresionados por Nuestra Señora la Mayor obra maestra del románico y reconocida por su fachada esculpida. La ciudad vieja se presta a paseos por sus callejuelas y sus comercios alojados en las bellas casas antiguas. En el Museo Santa Cruz hay una colección de obras de Camille Claudel.

Châtellerault, clave del patrimonio industrial Al principio las barcazas mercantes pasaban bajo el puente Henri IV hacia el puerto fluvial. Luego vino la Revolución industrial y la factoría de armas que aloja hoy el Museo Auto Moto Velo. Los amantes de los coches clásicos, las berlinas y los Cabriolet pueden visitar también el Museo del Automóvil de Vernon.




El Castillo de Ormes, paraíso filosófico Tomen la avenida de plataneros y admiren el jardín a la francesa. Tal como lo hicieron Diderot y Voltaire en el Siglo de las Luces, entren en la propiedad de una gran familia aristocrática.

La ciudad de Théophraste Renaudot Plaza fuerte en tiempos de Felipe Augusto, Loudun ha conservado la imponente puerta de Martray. Hoy, el visitante se pasea por las calles y encuentra la Torre Cuadrada del siglo XI, la colegial Santa Cruz o la casa-museo de la familia del periodista.

Chauvigny, un rodeo que vale la pena Ciudad medieval de reputada belleza, con sus callejuelas y sus cinco fortalezas dominando el Vienne. El mejor conservado es el castillo de Harcourt pero el torreón de Gouzon ofrece la mejor panorámica. Las iglesias románicas restauradas en el siglo XIX completan el paisaje medieval. Un destino a no perderse.

Pays du futuroscope